El Mal Oculto: La Inflación

Ricardo Antonio Espaillat
|
jueves, 04 febrero 2016
|
  • COMPARTIR
visto por 1122 usuarios

En el año 1919, el economista e intelectual británico John Maynard Keynes—padre de la macroeconomía keynesiana, cuyas ideas, desafortunadamente,  aun guían el mundo político-económico actual—en su libro, Las Consecuencias Económicas de la Paz, confirma una idea leninista basada en el sutil mecanismo confiscatorio que es la inflación.[i]


Keynes, quien promueve la devaluación monetaria en sus teorías económicas, afirma que, a través de la inflación (el incremento de la oferta monetaria), “ni un solo hombre, entre un millón, es capaz de notar” como su riqueza es confiscada inadvertidamente por el estado y como las bases existentes de la sociedad son trastornadas.[ii],[iii]


La ironía en las palabras de Keynes, lamentablemente, no se limitan al asombro: debido a las prédicas de Keynes la inflación ocupa el corazón del presente sistema monetario. [iv] Sin embargo, cuando la ignorancia de estos efectos económicos y la inmoralidad que acarrean desaparezcan, la inflación será el pasado y el desarrollo el futuro.


La redistribución de recursos durante un aumento de la oferta monetaria—creación del “dinero” de la nada—por el estado, a través de un Banco Central, es visible solo con la comprensión del “Efecto Cantillon”, desarrollado por el economista francés del siglo XVIII Richard Cantillon.


Cuando el “dinero” es creado, ya sea impreso o digitado en una computadora, el llamado “dinero inorgánico”, los beneficiarios de éste—usualmente el Estado y los bancos comerciales—pueden gastar o invertir este “dinero” con un poder adquisitivo que aun no refleja la futura devaluación monetaria.


Este nuevo “dinero”—aparte de ser el culpable de los presentes ciclos económicos, al engañar a los empresarios y consumidores sobre la cantidad de capital real disponible para inversión, vía la reducción artificial de la tasa de interés creada por éste—cuando  cae en manos de otras personas, su poder adquisitivo es de menor valor.[v]


Para entender como el incremento en la oferta monetaria disminuye el poder adquisitivo de las últimas personas que reciben este dinero inorgánico, es necesario entender el proceso de circulación de este “dinero”.


Supongamos que el Banco Central dominicano, para pagar una de sus deudas creadas durante la crisis bancaria del 2003, le paga, con “dinero” creado a través de un click de una computadora, $RD45,000,000 a X persona.


Esta X persona, con este nuevo “dinero” en su cuenta bancaria—aparte de aumentar la cantidad de préstamos que los bancos pueden hacer—paga sus deudas de $RD24,000,000 ($RD12,000,000 a persona Y y $RD12,000,000 Persona Z)[vi]. Estos a su vez, al recibir estos ingresos, luego gastan, cada uno, $RD8,000,000 en la compra de dos carros de “Cris Motors”.


Cris, el vendedor de los autos,  al recibir estos ingresos adicionales de $RD16,000,000, nota un aumento en la demanda de su producto y decide subir sus precios y contratar más empleados. El día después, otro cliente, quien aun no ha recibido este nuevo “dinero” y por lo tanto no ha recibido un aumento en sus ingresos, visita “Cris Motors” y se encuentra con el mismo auto, pero con un precio aumentado de $RD4,100,000.


Mientras tanto, dado sus nuevos ingresos, Cris y sus empleados (recién contratados) emocionados compran diez televisores en una tienda de electrodomésticos. Esta tienda, al ver un “boom” en la demanda de sus productos, aumenta sus precios. Sin embargo, cuando la cajera de esta tienda  recibe su sueldo, es cierto que ella recibe parte del boom de este nuevo “dinero” pero ya los televisores, los autos, la comida, y probablemente otras series de productos han aumentando en precio.


Así, sucesivamente, el nuevo “dinero” pasa de mano en mano y los que ven sus ingresos aumentar antes que el aumento de los precios de compra, se benefician, mientras que los que viven el efecto opuesto (los precios de compra suben antes que el aumento de los ingresos) salen perjudicados.


Por lo tanto, mientras mayor sea la cantidad de dinero inorgánico creado y mientras más circule éste,  Ceteris Paribus (las demás cosas igual), más aumentarán los precios y mayor será el impacto del Efecto Cantillon en las últimas personas en recibirlo.


A través del “Efecto Cantillon”, la inflación también tiene como resultado la redistribución de recursos entre los acreedores y deudores. Supongamos, por ejemplo, que Alberto, el prestamista del barrio, le presta $RD100,000 por un año a su amigo Pedro para ayudarlo con el financiamiento de su nuevo negocio, a una tasa de interés de un 5%.


Al cumplir con el pago del préstamo, Alberto, al vencimiento de éste (un año), recibirá $RD105,000. Sin embargo, si, debido a la inflación, los precios aumentaron un 10%, Alberto recibirá el monto acordado, pero a un poder adquisitivo equivalente de $RD95,450.[vii] En este caso, la redistribución de recursos es aproximadamente $RD9,550. Si el monto inicial del préstamo fuera de mayor valor, la perdida para Alberto se magnifica y la deuda para Pedro disminuye, en términos reales.


No es casualidad que el estado dominicano es el mayor deudor del país como tampoco debería ser chocante que el Banco Central Dominicano, “para mantener la estabilidad de precios”—puro lenguaje Orwelliano—anualmente devalúa el peso dominicano a una tasa aproximada de un 4%.[viii],[ix] Con una abúndate sed de recursos, un cuasi-limite político a la carga tributaria y el malévolo poder de crear “dinero”, el estado—debido a que no produce nada—continuara confiscando las riquezas de sus ciudadanos a través de la inflación.[x]


Es una inmoralidad, una falta de respeto y un ataque contra la libertad que, mientras un ciudadano—en busca de mejorar su nivel de vida—se despierta a tempranas horas de la mañana para educarse, con la meta de, en unos años, conseguir un empleo, luego trabaje—incansablemente—para ganarse unos pesos que, día tras día, pueden comprar menos bienes y servicios, exista una institución con la facultad de crear esos mismos pesos, de la nada.


Aunque Keynes dijo que “ni un solo hombre, entre un millón, es capaz de notar” el proceso confiscatorio inflacionario, es seguro que ya existe uno. ¿Y tú te apuntas?


Ricardo Antonio Espaillat




[i] John Maynard Keynes, en Las Consecuencias Económicas de la Paz, acredita Vladimir Lenin con esta idea. Sin embargo, según algunos historiadores, las escrituras de Vladimir Lenin no demuestran prueba de tal noción. 


[ii]  Keynes, Las Consecuencias Económicas de la Paz, p. 84


[iii] Muchos economistas definen la inflación como el aumento generalizado y sostenido de los precios de una economía, es imprescindible no confundir síntomas con causas: el aumento general de precios es simplemente el resultado de una previa expansión artificial monetaria.


[iv] Se pudiera argumentar que el economista americano Irvin Fischer creo la base intelectual necesaria para el desarrollo inflacionario con su teoría cuantitativa del dinero.


[v] Para más información sobre las causas y efectos de los ciclos económicos, ver: Teoría del dinero y el crédito y La Acción Humana: Tratado de Economía, ambas escritas por el economista austriaco Ludwig von Mises.


[vi] La banca de reserva fraccionaria es un sistema bancario, adoptado mundialmente, donde éstos solo mantienen un porcentaje de los depósitos de sus clientes en reservas. Por lo tanto, si el coeficiente de caja es un 10%, los $RD45,000,000 depositados en la cuenta, de X persona, facilitan a “Banco X” crear, de la nada,  $RD405,00,000 pesos en préstamos. Sin embargo, el desarrollo de este proceso es limitado por la existencia de otros bancos. Por lo tanto, con el apoyo del Banco Central, para mantener solvencia, los bancos prestan un porcentaje (de sus depósitos) aproximadamente igual a: uno menos el coeficiente de caja legal. En otras palabras, “Banco X” crea/presta $RD40,500,000 de esos $RD45,000,000 depositados. Luego, cuando estos $RD40,500,000 son depositados en otro banco, “Banco Y”, “Banco X” transfiere este monto a “Banco Y” y mantiene un 10% de coeficiente de caja ($RD4,500,000 en reservas y $RD45,000,000 pesos en depósitos a la vista). Luego, “Banco Y” presta 90% de esos $RD40,500,000 ($RD36,450,000) que después son depositado y transferido “Banco Z”. “Banco Z” hace lo mismo que los demás bancos y así sucesivamente una creación original de $RD45,000,000 se multiplica a $RD450,000,000.


[vii] $RD95,450 = $RD105,000/(1.1)


[viii] www.bancentral.gov.do


[ix] El lenguaje Orwelliano tiene su fruto en la novela 1984, escrita por el autor británico George Orwell, donde un estado totalitarista usa los lemas, “La Guerra es Paz”, “La Libertad es Esclavitud” y “La Ignorancia es Fuerza” para prevenir una revolución de sus ciudadanos.


 [x] Históricamente, altos niveles de impuestos fomentan revoluciones políticas. Por lo tanto, aunque prácticamente no hay limite, por razones de estrategia, los políticos tiene un tipo de limite sobre la carga tributaria que pueden emplear sobre sus ciudadanos.

106.5 FM

Somos una emisora especializada en programas interactivos, nuestra parrilla programática se caracteriza por la variedad, con los programas de mayor audiencia.

  • C/ Alberto Larancuent #8, Ens. Naco
  • zolfm@zolfm.com
  • 809.537.9337
Comunicate

Llama a cabina desde cualquier parte de República Dominicana y el Mundo.

  • 809.334.5100

    Santo Domingo

  • 1.809.200.8047

    Interior del País

  • 1.866.476.1116

    EEUU y el Mundo

Tag

#ZOLFM

#RADIO

#AUDIO

#VIDEO

#streaming

#SOLDELAMAÑANA

#VEHICULOSENLARADIO

#SOLOPARAMUJERES

#SOLDELATARDE

#ELMISMOGOLPE

© Copyright Zol 106.5FM 2016. Todos los derechos reservados.