El clima y la mano del hombre

Ernesto Jimenez
|
jueves, 24 noviembre 2016
|
  • COMPARTIR
visto por 302 usuarios

“El cambio climático es la mayor amenaza de las futuras generaciones”. Barack Obama


El agua es fundamental para la supervivencia de todas las formas de vida conocidas. Esta sustancia cubre el 71% de la superficie de la corteza terrestre y compone cerca del 75% del cuerpo humano. En resumidas cuentas, este líquido es sencillamente imprescindible.


La enorme relevancia del agua es en parte responsable de la usual benevolencia con la que asumimos los días de lluvia, hasta el punto de manifestar, a modo de “vox populi”, que “la lluvia siempre paga sus daños”. Esta frase popular usualmente ha sido acertada debido al beneficio que ésta ofrece a la agricultura, pero los tiempos cambian y la actividad humana está trastornando al planeta en formas insospechadas, hasta llegar al punto de afectar radical y peligrosamente los ciclos regulares del agua.


Esta realidad es magistralmente explicada en el documental “Una verdad incómoda”, donde el ex vicepresidente de EE. UU., Al Gore, muestra cómo la mano del hombre está alterando el clima y la temperatura del planeta, y a su vez nos advierte de las graves consecuencias que podría tener el calentamiento global para la vida en la Tierra.


Desde la revolución industrial de mediados del siglo XVIII hasta el día de hoy, en un lapso de 250 años, la humanidad ha sido capaz de mejorar su calidad de vida como nunca antes en miles de años de historia. Sin embargo, estos grandes logros tecnológicos y económicos han llegado a un precio muy alto para la salud de los ecosistemas y demás especies del planeta y, como recientemente hemos descubierto, esto representa una temible amenaza para el futuro de la raza humana. Paradójicamente, nuestro progreso está destruyendo el mundo.


En esos 250 años a los que hacemos referencia, la mano del hombre ha incrementado la presencia de dióxido de carbono en la atmosfera a niveles similares a los de hace más de un millón de años, cuando ni siquiera existía la vida humana en la Tierra. Esto a su vez ha provocado un incremento en la temperatura promedio del planeta (calentamiento global) que ha perturbado todas las demás variables climáticas. Un ejemplo palpable de esto es el agravamiento –como consecuencia del calentamiento global- del fenómeno del niño y la niña, los cuales son ciclos climatológicos de calentamiento y enfriamiento de las aguas de los trópicos, con sus respectivas secuelas de largas sequías y aguaceros torrenciales respectivamente.


Estudios recientes estiman que estos fenómenos naturales han provocado que la República Dominicana haya sido víctima de altas temperaturas acompañadas de prolongadas sequías en años anteriores y de constantes lluvias en los últimos días, principalmente en la región norte o Cibao, que deben servir de alerta a las autoridades sobre la necesidad de formular políticas públicas que tomen en cuenta los cambios climáticos y sus consecuencias para la economía y la vida de nuestros ciudadanos.


La Organización de las Naciones Unidas (ONU) le ha advertido a nuestro país del impacto negativo que podría tener el aumento del nivel del mar como consecuencia del deshielo de los glaciares. Esto podría provocar la desaparición de nuestras hermosas playas y por tanto, propinaría un golpe mortal al principal renglón de la economía nacional, el turismo. La ONU también nos ha advertido sobre la necesidad de prepararnos ante las sequías, tormentas e inundaciones que traerán los bruscos cambios climáticos que se vislumbran para el presente siglo. Por lo tanto, es imprescindible que organicemos nuestras instituciones para enfrentar con éxito estos cambios imprevisiblesdel clima de nuestro planeta.


La senda del progreso de nuestra sociedad va de la mano con el cuidado y el respeto que mostremos por el medio ambiente, y por ende, debemos entender que tenemos la imperiosa necesidad de lograr un desarrollo económico sostenible que garantice el futuro de paz y prosperidad con el que soñamos para nuestro pueblo.


 


 


POR ERNESTO JIMÉNEZ / El autor es economista y comunicador.

106.5 FM

Somos una emisora especializada en programas interactivos, nuestra parrilla programática se caracteriza por la variedad, con los programas de mayor audiencia.

  • C/ Alberto Larancuent #8, Ens. Naco
  • zolfm@zolfm.com
  • 809.537.9337
Comunicate

Llama a cabina desde cualquier parte de República Dominicana y el Mundo.

  • 809.334.5100

    Santo Domingo

  • 1.809.200.8047

    Interior del País

  • 1.866.476.1116

    EEUU y el Mundo

Tag

#ZOLFM

#RADIO

#AUDIO

#VIDEO

#streaming

#SOLDELAMAÑANA

#VEHICULOSENLARADIO

#SOLOPARAMUJERES

#SOLDELATARDE

#ELMISMOGOLPE

© Copyright Zol 106.5FM 2016. Todos los derechos reservados.