Inicio Noticias Deportes
Deportes

Panamá vuelve al trono de la Serie del Caribe 69 años después

febrero 11, 2019
1
voa

Panamá.- Apoyados por una ferviente afición que llenó el estadio Rod Carew, los Toros de Herrera derrotaron hoy por 3-1 a Cuba en la final de la Serie del Caribe de béisbol y Panamá subió así al trono del certamen por primera vez desde 1950.

De lejos la mejor concurrencia en el estadio Rod Carew. Según estimados, había más de 12 mil almas en el recinto sagrado del béisbol panameño para apoyar a los Toros, para llevarlos en volandas hacía la corona, algo totalmente impensado hace una semana.

La última vez que un club panameño había dominado esta justa regional fue allá por 1950, cuando los Carta Blanca Yankees escalaron a la silla imperial en San Juan.

Nada más comenzar el juego, el conjunto panameño atacó fuerte al abridor cubano Freddy Asiel Álvarez y dejó claras sus intenciones de coronación, al marcar dos carreras con tres sencillos.

Parecía un bombardeo aquello. Los bateadores de los Toros lucían como ligamayoristas ante el inocente esquema de pitcheo de Álvarez, a quien incluso le robaron la tercera base casi caminando -el catcher ni siquiera tiró-, en par de ocasiones.

Pero las aguas fueron tomando su nivel y los cubanos Leñadores de Las Tunas comenzaron -poco a poco- a entrar en el juego, a despertarse del letargo inicial. Álvarez encontró la vía para dominar a sus rivales y los dueños de casa aminoraron la marcha.

En el principio del quinto inning, los Leñadores descontaron una raya al ligar doblete de Alfredo Despaigne con sencillo impulsor a la pradera central de Carlos Benítez.

Sin embargo, los cubanos dejaron corredores en segunda y tercera bases en esa entrada y desperdiciaron una oportunidad de oro para igualar las acciones, o incluso irse delante en el marcador. Danel Castro, de emergente, falló a la hora buena con elevado inofensivo a segunda base.

En el sexto, Cuba abrió con hit de Yunieski Larduet y el manager panameño Manuel Rodríguez sacó a su abridor Harold Arauz para darle entrada al relevista zurdo Anfernee Benítez, una movida atrevida pero inteligente; estaba en turno un bateador izquierdo.

Entonces, Jorge Johnson vino al cajón de bateo para sacrificarse y falló sus tres intentos de toque de pelota (ponche automático), y acto seguido Frederich Cepeda bateó para dobleplay. La movida de Rodríguez salió a pedir de boca.

Las acciones llegaron así al último tercio del choque. Panamá dos, Cuba uno. El segundo título de los clubes istmeños en estas lides regionales estaba más cerca que nunca. La novena coronación de los equipos cubanos pendía de un hilo, parecía complicada.

En el final del séptimo, el inning de la suerte, Panamá marcó la puntilla: Después de dos outs, Jonathan Gálvez disparó doblete al jardín izquierdo, luego llegó a tercera base por 'wild pitch', y acto seguido anotó remolcado por Rodrigo Virgil.

Si la ventaja de una carrera, 1-2, parecía infranqueable para la escuálida ofensiva de Cuba, entonces la diferencia de dos, 1-3, era todo un Everest para los Leñadores, mucho más si tenemos en cuenta que venían a lanzar los mejores relevistas panameños en las postrimerías.

Sin muchas complicaciones, otros seis outs llegaron para los cubanos. El Rod Carew se convirtió en un manicomio. Panamá toda se llenó de alegría y orgullo por los suyos. Los Toros de Herrera dictaron sentencia y tocaron la gloria en la Serie del Caribe.

El derecho Harold Arauz se acreditó la victoria en el trascendental desafío, mientras Freddy Asiel Álvarez volvió a naufragar en un partido decisivo, aunque esta vez por la inoperancia ofensiva del lineup de Pablo Civil.

Manny Corpas, el mejor relevista del torneo, cerró el noveno inning y se acreditó punto por juego salvado, su cuarto en esta edición 61 de la Pequeña Serie Mundial Latinoamericana.

La distinción de Jugador Más Valioso pudiera recaer en el torpedero panameño Javier Guerra, la bujía inspiradora de los Toros de Herrera durante toda la contienda.

Con este resultado final se rompió uno de los hechizos más añejos de la Serie del Caribe, el cual decía que Cuba salía campeón en la justa cada vez que se disputaba en suelo panameño (1952, 1956, 1960). Panamá, que no participaba en una Serie del Caribe desde 1960, estará de fiesta por varios días para celebrar el nacimiento de su nuevo campeón.

Muchos nativos recodarán este momento por el resto de sus vidas: el instante cuando Alfredo Despaigne, el mejor bateador de todo el torneo, elevó al center field para el out 27, y Panamá, contra todo pronóstico, tumbó -uno por uno- a los equipos más duros de la región.

106.5 FM

Somos una emisora especializada en programas interactivos, nuestra parrilla programática se caracteriza por la variedad, con los programas de mayor audiencia.

Frecuencias

Puedes escucharnos en todo el país.

  • 106.5 FM Higuey y Santo Domingo
  • 92.1 FM Cibao
  • 106.7 FM Barahona y Sur
  • 94.7 FM Este y 88.5 FM Samana
Comunicate

Llama a cabina desde cualquier parte de República Dominicana y el Mundo.

© Copyright Zol 106.5FM 2018. Todos los derechos reservados.